Sólo después que el último árbol

haya sido cortado

sólo después que el último río

haya sido envenenado,

sólo después que el último pez

haya sido pescado:

sólo entonces sabrás

que el dinero no se puede comer.