Laguna Lejia 

Flora. Producto de la caracterización de la flora y vegetación efectuada en Laguna Lejía y sus alrededores durante enero de 2008, fueron registradas 29 especies de plantas vasculares, distribuidas en dos ambientes ecológicos, humedal (imágen izquierda) y pajonal (imágen derecha). En relación al ambiente de Pajonal, el paisaje muestra la fisonomía esteparia característica de la puna de Atacama dominada por gramíneas en mechón tales como Stipa frigida y Deyeuxia cabrerae. Por su parte el ambiente de humedal se caracteriza por presentar extensas comunidades de herbáceas halófitas como Puccinellia frigida y Carex maritima alrededor del espejo de agua salobre condicionadas probablemente por factores edáficos y humedad. En sectores donde las pendientes se pronuncian con mayor ímpetu y manifiestan estructuras rocosas volcánicas, se desarrollan pequeñas poblaciones de elementos florísticos endémicos con distribuciones geográficas que además se restringen a los Andes del Norte Grande de Chile, tal es el caso de Junellia tridactyla y Calceolaria stellariifolia.

Descripción: G:\CEA_11_08_2014\Web CEA\POR HACER\Programa de humedales\e. pagina web\lejia\imagenes\ambiente humedal lejia.JPG  Descripción: G:\CEA_11_08_2014\Web CEA\POR HACER\Programa de humedales\e. pagina web\lejia\imagenes\pajonal lejia.jpg

Fauna. En el sitio prioritario de laguna Lejía se registró un total de 43 especies de vertebrados entre los cuales destacan por su facilidad de observar, los tres flamencos (Phoenicopterus chilensis, Phoenicoparrus andinus y P. jamesi) y las vicuñas (Vicugna vicugna), mientras que las aves más abundantes fueron el playero de Baird (C. bairdri), Chirihue cordillerano (Sicalis uropygialis) y la parina grande (P. andinus). La única especie endémica registrada para este sitio fue el reptil Liolaemus puritamensis. Entre las especies amenazadas se encuentran 12 especies, seis de ellas mamiferos (P. magíster, C. fulvus, C. opimus, C. brevicaudata, A. cinerea, L. culpaeus y V. vicugna) y siete aves (P. pennata, Phoenicoparrus spp., P. chilensis, C. melanoptera, A. gayi y L. serranus). Dentro de las especies de fauna silvestre presentes en Laguna Lejía se encuentran los roedores llamados tucotuco (C. fulvus) los cuales viven en galerías bajo el suelo. Estos animales poseen un sistema de túneles los cuales posibilitan alcanzar la vegetación que se encuentra cerca de los cursos de agua o simplemente vegetación que está en las laderas de los cerros. De cierta manera son los podadores naturales de la vegetación, junto a las vicuñas, vizcachas y suri en la zona de Lejía.

 

Alrededores Del Volcán Licancabur

Flora. A partir del levantamiento de información vegetacional y florística efectuada en el sector del volcán Licancabur y sus alrededores durante enero de 2.008, fueron registradas 93 especies de plantas vasculares, distribuidas en 20 familias con un claro dominio representativo de Asteráceas y Poáceas por sobre el resto. Respecto de la distribución altitudinal de los ambientes ecológicos propuestos en este estudio se pudo establecer, tal como en prospecciones botánicas anteriores, la existencia de un gradiente de altitud que condiciona la distribución de paisajes vegetales bien definidos entre la puna y el altiplano. En ambientes de menor altitud (Ojalar, humedales riparianos del Guatín), predominan arbustos como Atriplex imbricata y Acantholippia punensis, generalmente acompañado de cactáceas pulvinares como Tephrocactus atacamensis. A medida en que se asciende por el plano inclinado, el paisaje muestra la fisonomía esteparia característica extensamente repartida por sobre los 3.500 msm. alternando espacios entre el tolar del altiplano y los llamados pajonales, donde abundan especies arbustivas como Junellia seriphioides, Baccharis incarum y gramíneas en mechón tales como Festuca orthophylla y Stipa chrysophylla (Pajonal, Pajonal/Tolar y humedales altoandinos) .

Descripción: G:\CEA_11_08_2014\Web CEA\POR HACER\Programa de humedales\e. pagina web\licancabur\imagenes\amb lic\ambientes gral.jpg

Los ambientes ecológicos contenidos en este sector exhiben también como parte de sus composiciones florísticas, algunos rasgos fitogeográficos particulares como distribuciones restringidas a la franja altoandina. Prueba de esto son los 11 elementos endémicos presentes, cuatro de los cuales son Fabáceas, dos Asteráceas, una Malvácea, una Brassicácea y tres cactáceas, incluyendo a Trichocereus atacamensis que actualmente se encuentra en categoría de conservación vulnerable para la Región de Antofagasta, según Benoit (1989).

Fauna. Se encontró un total de 48 especies de vertebrados, todos ellos nativos entre los cuales destacan por su perceptibilidad las tortolas cordilleranas (M. melnoptera) las cuales circulan en numerosas bandadas por las zonas aledañas al pueblo de San Pedro de Atacama. También destacan las vizcachas (L. viscacia) las cuales son fáciles de observar mientras toman sol durante las primeras horas de la mañana. Asimismo, las especies más abundantes son M. melanoptera, S. Auriventris y Z. capensis, mientras que entre las especies consideradas endémicas se encuentran cuatro reptiles (L. barbarae, L. puritamensis, L. Fabián y P. audituvelata) y un anfibio (T. vilamensis). Por otro lado existen 15 especies amenazadas, siete mamíferos (C. nationi, L. colocolo, L. culpaeus, C. fulvus, E. puerulus, A. cinerea, L. viscacia, L. guanicoe y V. vicugna) tres reptiles (L. constanzae, L. Fabián y P. audituvelata), dos anfibios (B. spinulosus y T. vilamensis) y un ave (T. pentlandii).

 

Geisers Del Tatio

Flora. A partir del levantamiento de información vegetacional y florística efectuada en el sector de El Tatio y sus alrededores durante enero de 2008, fueron registradas 92 especies de plantas vasculares, distribuidas en 19 familias con un claro dominio representativo de Asteráceas y Poáceas por sobre el resto. Respecto de la distribución altitudinal de los ambientes ecológicos propuestos en este estudio se pudo establecer, tal como en prospecciones botánicas anteriores, la existencia de un gradiente de altitud que condiciona la distribución de paisajes vegetales entre la puna y el altiplano. La fisonomía esteparia característica extensamente repartida en este sector, alterna espacios entre el tolar del altiplano y los llamados pajonales, donde abundan especies arbustivas como Baccharis incarum, Parastrephia quadrangularis y Fabiana densa, y gramíneas en mechón tales como Festuca orthophylla y Festuca chrysophylla.

Descripción: G:\CEA_11_08_2014\Web CEA\POR HACER\Programa de humedales\e. pagina web\tatio\imagenes ta\amb ta\amb gral ta.jpg

Los ambientes ecológicos contenidos en este sector exhiben también como parte de sus composiciones florísticas, algunos rasgos fitogeográficos particulares como distribuciones restringidas a la franja altoandina y la presencia de especies endémicas, tal es el caso de Adesmia atacamensis, Calceolaria stellariifolia, Junellia tridactyla, Werneria glaberrima y las cactáceas, Opuntia conoidea y Trichocereus atacamensis. Esta última especie junto a Azorella compacta se encuentran actualmente en categoría de conservación vulnerable para la región de Antofagasta, según Benoit (1989).

Fauna. En la zona de los Géisers del Tatio se lograron identificar 52 especies de vertebrados (mamíferos, aves y reptiles), de los cuales existen algunos que son fáciles de ver como las vicuñas, y las aves acuáticas cercanas al Vado de Putana, tales como la tagua gigante, flamenco chileno y pato puna, mientras que en la zona de los Geisers se encuentra una bandada de gaviotas andinas fáciles de observar. Asimismo, las especies registradas con mayor abundancia corresponden a L. specularioides, F. gigantea y A. puna. Dentro de las especies de fauna silvestre endémicas, se encuentran dos reptiles, L. barbarae y L. hajeki, mientras que existen 15 especies con problemas de conservación en donde encontramos cinco mamíferos (L. cuplaeus, V. vicugna, A. cinerea, L. viscacia y A. sublimis), un anfibio (B. spinulosus) y nueve aves (P. pennata, T. pentlandii, P. chilensis, P. andinus, C. melanoptera, V. gryphus F. gigantea, L serranus y A. andicola). Entre la fauna silvestre podemos encontrar especies que poseen ciertos métodos de defensa y cuando éstos están ausentes (como ocurre en la mayor parte de las aves) poseen formas de mimetismo. Es el caso de la perdiz de la puna, la cual no tiene donde esconderse en zonas con muy poca cobertura vegetal o simplemente descubiertas de vegetación. El primer método de defensa es huir corriendo, si esto no da resultado utiliza el mimetismo. La manera de mimetizarse con su entorno, es aparentando ser una piedra en el suelo, ya que posee los colores y una forma muy parecida al común de las rocas de la zona. De esta manera, cuando se siente amenazada corre y se echa en el suelo escondiendo su cabeza, lo cual le permite tener una oportunidad de perder a su perseguidor.

 

Oasis de Calama

Dada sus caracteristicas el oasis de Calama posee solo dos ambientes definidos, el matorral ripariano del desierto absoluto de Calama que presenta al menos cinco comunidades de plantas y las praderas de cultivo que presenta al menos dos tipos de cultivo, maíz y alfalfa.

Descripción: G:\CEA_11_08_2014\Web CEA\POR HACER\Programa de humedales\e. pagina web\calama\fotos\amb cal\amb gral ca.jpg

Fauna. Para el oasis de Calama se logró establecer una riqueza específica total de 56 especies de vertebrados (mamíferos, aves y reptiles) de las cuales las más fáciles de ver son el chincol, gorrión y las aves acuáticas como los patos. Por otro lado las especies más abundantes en el lugar son el chincol, el gorrión y el pato jergón chico, mientras que entre los reptiles destaca el corredor de Tereza. Entre las especies endémicas se encuentran Liolaemus paulinae, Microlophus teresioides, Phrynosaura torresi y Telmatobius dankoi. Las especies que se encuentran en alguna categoría de conservación corresponden a seis: dos mamíferos L. culpaeus, L. griseus, dos reptiles L. paulinae, M. Teresioides, un ave Falco peregrinus y un anfibio T. dankoi.

 

Oasis de Quillagua

En este lugar se encontraron dos ambientes, al igual que en el oasis de Calama, el matorral ripariano del desierto absoluto de Quillagua que presenta dos asociaciones vegetales (mayor detalle ver el vínculo del sitio) y pradera de cultivos principalmente alfalfa.

Descripción: G:\CEA_11_08_2014\Web CEA\POR HACER\Programa de humedales\e. pagina web\quillagua\fotos\amb qui\amb gral qui.jpg

Fauna. Se identificaron 28 especies de vertebrados (mamíferos, aves y reptiles), entre las cuales son fáciles de observar gracias a su comportamiento T. aedon y P. cyanoleuca. Y cercano a los tranques santa y Sloman la tagua andina (F. andersiaca ) y pato jergón chico (A. flavirostris). Por otro lado las especies que más abundantes corresponden a F. andersiaca, T. aedon y Z. capensis. Entre las especies endémicas presentes en el oasis sólo está el reptil M. teresioides, mientras que existen tres especies amenazadas, el murciélago M. atacamensis, el reptil M. teresioides y el ave L. modestus. Existen algunas especies registradas en el oasis de Quillagua que poseen caracteristicas interesantes, por ejemplo está la gaviota garuma (L. modestus) que a diferencia del común de gaviotas que anidan a orillas del mar, esta especie lo hace a 150 o 300 km desde la orilla del mar, es decir anida en medio del desierto en donde no existen mayores peligros. De esta manera solo pueden dejar el nido durante la noche (periodo en el cual la temperatura no es mayor problema para los polluelos o juveniles) dirigiéndose al mar en búsqueda de alimento. Durante este recorrido de hasta 300 km hacen su paso por el oasis de Quillagua durante la noche en numerosas bandadas. También está otra ave que es interesante por su diseño corporal, el cazamoscas tijereta (T. savana), ave accidental en Chile. Al ser un ave insectívora se encuentra asociado a zonas con humedad (lugar en donde se desarrollan en gran parte los insectos) en donde caza insectos al vuelo.