Ambientes presentes en el oasis de Quillagua

En este lugar se encontraron dos ambientes, al igual que en el oasis de Calama, el matorral ripariano del desierto absoluto de Quillagua y pradera de cultivos.

Matorral ripariano del desierto absoluto de Quillagua.

Este ambiente está compuesto principalmente por dos asociaciones vegetales Tessaria absinthioides-Distichlis spicata y Scirpus americanus-Distichlis spicata. Estas asociaciones en algunos sectores se presentan entremezcladas con otras comunidades como la de Atriplex atacamensis-Baccharis petiolata, sobre todo en zonas que han sido cultivadas y que actualmente están sin uso. La presencia de Distichlis spicata y Atriplex atacamensis indica altos niveles salinos del suelo correspondiendo a la formación vegetacional de desierto interior. En este ambiente se registraron 24 especies de vertebrados, entre los cuales destacan la tagua andina, pato jergón chico, chercán y chincol. Entre los mamíferos destaca la presencia del murciélago de Atacama, mientras que el único reptil registrado fue el corredor de Tereza.

Cultivos del oasis de Quillagua.

En las zonas que ya han sido abandonadas y no se utilizan para la agricultura se presenta la asociación vegetal Atriplex atacamensis-Baccharis petiolata, ya que estas especies nativas recolonizan suelos sin uso. Muy pocas praderas de cultivo con alfalfa existen en la actualidad. En este ambiente se registraron 12 especies de vertebrados entre los cuales se encontraron dos roedores introducidos, rata negra y laucha doméstica. Entre las aves destacan el chercán, la tórtola, el comesebo del tamarugal y la bandurrilla. Solo se registró un reptil, el corredor de Tereza.